Casi 20 años después, Venezuela sigue en el punto de mira
Social Networks
Share the article
In this category
La batalla mediática que ha existido, existe y existirá contra los gobiernos, primero de Chávez y ahora de Maduro; no se entiende sin los enormes recursos naturales del país, sobre todo los petroleros, y es que la mayor reserva de crudo del mundo, se encuentra en territorio venezolano. 
 
Desde la llegada de Chávez al poder tras las elecciones de 1998, EEUU supo que no iba a tener un gobierno títere al servicio de sus intereses y que Venezuela dejaría de formar parte de su patio trasero.

El programa antiimperialista con el que llegaba este exmilitar al gobierno, chocaba de frente con los beneficios que esperaban extraer las grandes empresas del país caribeño. Tras poner en marcha los primeros programas sociales de redistribución de la riqueza, en 2002 se perpetró un Golpe de Estado contra el gobierno de Chávez, orquestado por los partidos de la derecha y los grandes empresarios del país, de hecho el presidente interino que se nombró fue Pedro Carmona, máximo representante de la asociación de la patronal Fedecámaras.

En él participaron activamente los medios de comunicación, en manos de intereses privados, en contra de lo que se trata de hacer creer. Los medios de comunicación tienen fuertes lazos con el resto de empresas e incluso entre los propios medios, que se utilizan entre ellos para emplearse como fuente y poder difundir información falsa.

El diario conservador ABC no dudó en documentar las protestas tras las elecciones con una foto de la represión en Egipto. Para poner coto a esto, el gobierno venezolano prohibió que los dueños de los medios tuvieran participación en los bancos, ya fuera como accionistas, directores o consejeros. La manipulación a la hora de tratar la información sobre Venezuela no solo se queda en los medios.

Con las redes sociales, todo el mundo puede ser un periodista en cierto modo y esto en Venezuela tiene una orientación clara. Durante las protestas estudiantiles de 2014, algunos usuarios de Twitter e incluso "profesionales de la información", difundieron imágenes de cadáveres o personas que habían sufrido la represión de sus gobiernos de otros lugares del mundo, como Siria, Chile o España; con el fin de denunciar la supuesta brutalidad policial en Venezuela.

Por su parte, Juan Carlos Monedero, asesor de Chávez durante varios años y miembro del grupo del Grupo Promotor de Podemos, afirmó en un artículo suyo de 2013 que el 80% de los medios se encontraban en manos privadas. Del mismo modo, un estudio de los investigadores Mark Waisbort y Tara Ruttenberg; para el Centro de Investigaciones Ecómicas y Políticas (CEPR) de EEUU en diciembre de 2010. Apuntó que la audiencia de los canáles estatales en ningún momento llegó al 10% entre 2000 y 2010, cuyos picos se deben a momentos de especial interés político para la población, como referéndums, elecciones o sucesos como el Paro Petrolero patronal de 2002 y 2003.

El resto de la audiencia se la reparten los canáles privados en abierto (entre el 80 y 65%, dependiendo del año) y los de pago (entre el 10 y el 30%). En diciembre del año 2014, la administración Obama aprobó una serie de sanciones contra algunos funcionarios de la policía y las fuerzas armadas de Venezuela, supuestamente, debido a la represión que emplearon las mismas para aplacar las protestas de la oposición a principios de ese año y por violaciones de derechos humanos.

Estas prohibían la entrada de dichas autoridades e impedían la realización de operaciones comerciales en el país norteamericano. Las medidas ya se sumaban a las que tomó contra la compañía petrolera estatal PDVSA por hacer negocios con Iran en 2011.

La relación de EEUU con la oposición venezolana no es nueva, puesto que Wikileaks ya reveló que durante años, el gobierno estadounidense ha financiado y se ha reunido, continuamente con sus miembros. Destaca el seguimiento que hacían de Leopoldo López, actualmente en prisión por instigación pública, daños a la propiedad, incendio intencional y asociación para delinquir por las protestas de 2014 a las que hemos hecho referencia.

Con él, se reunieron tanto personalmente como con su representante legal en 2008 para discutir su papel dentro de la oposición. Todo esto está documentado de manera mucho más extensa en otros trabajos, como la películadocumental Al sur de la frontera, del director Oliver Stone, u otros como Puente Llaguno, claves de una masacre, de Ángel Palacios, o La revolución no será televisada, de Kim Bradley y Donnacha O'Brian, un documental que pretendía ser una biografía de Hugo Chávez y se convirtió en uno de los mejores documentos sobre los sucesos del Golpe de 2002.
© stokokkino.gr | 5 Νεμβρίου 2015
Σχόλια
Το stokokkino.gr σέβεται όλες τις απόψεις, αλλά διατηρεί το δικαίωμά του να μην αναρτά υβριστικά σχόλια
   
   
  #special  
   
  #magazine  
 
 
 
 
 
HOME | LIVE RADIO | NEWS | OPINION